¿Es surrealista el caso de Caribbean Transfers?

by CT 29. March 2017 09:01

Desde que comenzó este caso en septiembre del 2012 algunos medios de Miami han estado reportando las noticias relacionadas con el mismo. En diferentes artículos han distorsionado los datos, han escondido información relevante, han mentido a los lectores sobre lo que realmente ocurre en este caso y han divulgado solo la información de una parte, la que acusa. En lugar de hacer buen periodismo mostrando ambos lados de la historia actúan como voceros de la Fiscalía del Distrito Sur de La Florida. Todo ello con el objetivo de desprestigiar, calumniar y señalar de forma acusatoria a nuestra compañía.

Por ejemplo, en un artículo publicado el 25 de febrero de 2015 el columnista Jay Weaver del Miami Herald pone una foto de Jorge Perez diciendo que se dio a la fuga, que está acusado de estafar al Medicare y enviar el dinero a un banco cubano. Luego insiste, como en otros artículos, en decir que vive en una casa a orillas del mar en La Habana. En otro reporte asegura que “Caribbean Transfers, a quien el fiscal del caso describe como una especie de Western Union en el extranjero, compraba cheques certificados en Miami y escribía el nombre de Bill Clinton en ellos”.

Como se ha demostrado en la audiencia judicial del 22 de marzo de 2017 Jorge Emilio Perez de Morales Sante no es ciudadano de Estados Unidos, no vive en Estados Unidos y no ha viajado a Estados Unidos durante el periodo que se cometieron los hechos, particularmente a La Florida, que es la jurisdicción que lo intenta procesar. Por lo tanto, no puede haberse fugado de allí como ha reconocido un juez federal.

También se reconoció por parte de la fiscalía que Caribbean Transfers no tiene oficinas en Estados Unidos, no colecta ningún dinero en ese país, por lo que no tiene ningún efectivo que entregar a ninguna persona en Estados Unidos, conocida o no conocida. Tampoco tiene ningún control en lo que pasa en las agencias de remesas de Miami, que tienen sus respectivos dueños.

Esto le da derecho al Sr. Perez a presentar una moción a través de su abogado para que se desestimen los cargos contra él por falta de jurisdicción. La ley de lavado de dinero de Estados Unidos tiene esas limitaciones jurisdiccionales. Por tanto, la imputación contra nuestro ejecutivo es ilegal y los cargos deben ser retirados.

En su último reporte  sobre el caso fechado el 22 de marzo de 2017 en lugar de explicar el propósito de la moción, este periodista del Miami Herald se burla de la decisión de un juez federal de querer escuchar a ambas partes calificando de surrealista este hecho, despreciando de esta manera el derecho de cualquier ciudadano imputado a ejercer su legítima defensa.

Lo que sí parece ser surrealista son las conclusiones que puede sacar el lector a partir de los reportes sobre el caso que ha hecho el Sr. Weaver. Sus artículos, tergiversados intencionalmente, le confieren a Jorge Perez las propiedades de un electrón al poder encontrarse en dos lugares diferentes al mismo tiempo.  Por otro lado, Caribbean Transfers parece tener la capacidad, según reporta este columnista, de colectar millones de dólares en efectivo a emigrantes cubanos en Miami sin tener oficinas allí.

Dice el articulista del Miami Herald en su último reporte de la saga que “Caribbean Transfers financiaba el negocio de Oscar L. Sanchez en La Florida y otras agencias de envío”. Mientras el Sr. Weaver intenta desesperadamente y sin éxito vincular al Medicare una propiedad en Cuba, no es capaz de hacer un simple cálculo matemático. En sus reportes sobre el caso de Sánchez dijo que este señor se había declarado culpable de lavar 10 millones de dólares del Medicare y que ganaba entre el 1 y 1.5% de este monto. Es decir, no más de 150,000 dólares. ¿Cómo pudo entonces restituir al gobierno con varias propiedades adquiridas por su esposa Ilens Sanchez, quien inventó el negocio de enviar remesas a Cuba usando las cuentas de sus clientes de “empresas”, por valor de más de medio millón? Esto es sin contar con las propiedades en Cancún que la Fiscalía les ha dejado disfrutar a cambio de usarlos como testigo contra un extranjero.

¿No le parece surrealista Sr. Weaver obligar a un extranjero a permanecer en una cárcel de Miami, mientras un jurado prejuiciado por los reportes mediáticos erróneos y tendenciosos, decida que el testimonio de estos delincuentes beneficiados por el gobierno es falso, y termine considerando que no hay jurisdicción para juzgarlo en ese país?

Otro sencillo cálculo matemático que el público merece entender, muestra que 238 millones en remesas familiares a Cuba durante 6 años de operación de Caribbean Transfers significan 40 millones por año. Si Cuba recibe 2,000 millones al año en remesas, ¿cómo se envía el 98% restante de estas remesas si las agencias de Miami no tienen cuenta bancaria para transferirlas a Cuba? Podemos asegurar que no es con Caribbean Transfers.

Haga un trabajo periodístico serio y verá que el modo de operación de las agencias de remesas de Miami no fue creado ni promovido desde el extranjero. Es producto de las leyes y regulaciones que permiten su operación irregular. ¿No le parece a usted surrealista que busquen a un cabeza de turco fuera de su jurisdicción para tratar de justificar la ineficiencia en el control de las remesas a Cuba en la ciudad de Miami, donde no está Caribbean Transfers?

Los lectores estadounidenses merecen esta clase de polémicas y unas respuestas veraces y objetivas. La prensa se la debe.

Si el Miami Herald está preocupado por lo que pasa en su ciudad en cuestiones de delito financiero, que vaya a los bancos de la Florida y pregunte por qué enviaron a empresas de remesas en Canadá el dinero que estaba en sus cuentas y que provenía del Medicare. ¿Tendrá algún medio de comunicación valor para hacer esa investigación? ¿Tendrá la Fiscalía del Distrito Sur de La Florida la capacidad de procesar a un banco de La Florida por lavado de dinero del Medicare? Si los bancos hubiesen hecho su trabajo de verificar las cuentas y las transacciones sospechosas de sus clientes, este delito no hubiese ocurrido. Caribbean Transfers confiaba en los controles y supervisión del sistema financiero de Estados Unidos.

Lo que es surrealista es que mientras para un banco en La Florida emitir una transferencia de una Farmacia a una cuenta de una empresa de remesas en Canadá es una simple transacción de su “cliente”, la Fiscalía considere que recibir remesas desde Canadá con sus respectivas órdenes de pago a familias en Cuba, sea para Caribbean Transfers lavar dinero.

¿No le resulta a usted surrealista Sr. Weaver que, teniendo a cientos de empresas de remesas en Miami que colectan efectivo sin cuentas bancarias para enviarlo a Cuba, y teniendo a decenas de bancos que aprueban transferencias de sus clientes al extranjero sabiendo que sus pagos provienen del Medicare, ninguno de ellos resulte imputado en esta “conspiración”? ¿Que está usted ayudando a esconder y por qué? Todos están al alcance de las autoridades. No tienen que irse muy lejos para encontrarlos. ¿Por qué no están imputados? El público quiere saberlo.

¿Les resulta más cómodo y conveniente imputar a un extranjero?, por supuesto que sí. Estamos de acuerdo que este caso tiene mucho de surrealismo, pero no porque un extranjero use su derecho a defenderse de infundadas acusaciones en un lugar donde nunca ha estado y un juez decida escucharlo, sino por la selectividad y conveniencia con que se ha procesado esta acusación extraterritorial.

Si sigue investigando sobre el caso encontrará que la ley de conspiración de Estados Unidos no existe en muchos países del mundo, incluidos países de la Unión Europea, por lo que muchas peticiones de extradición han sido denegadas en el pasado por este concepto.

Por último, ¿desde cuándo la declaración de culpabilidad de una persona convierte en culpable por defecto a su hermano mayor? ¿Que principio legal o periodistico se ha usado para sacar tan surrealista conclusión? La estrategia periodística de enfrentar a las familias con el objetivo de atraer lectores es poco ética.

Si deciden hacer periodismo serio, no duden en contactarnos. Estamos en la mejor disposición de ofrecerles la información necesaria para que puedan hacer bien su trabajo. 

Tags:

Mas mentiras del Miami Herald sobre Caribbean Transfers

by CT 27. February 2015 16:03

1. En un titular del 26 de febrero de 2015 que se refiere a Jorge Perez como el cubano estafador del Medicare se debería mostrar la imputación por estafa. No tenemos conocimiento de dicha imputación. ¿Podría el Miami Herald, que ha acusado a Jorge Pérez de ladrón, estafador, fugitivo, etc., mostrar en qué momento el gobierno de Estados Unidos ha acusado a Jorge Pérez de estafar al Medicare?

2. En un comentario de pie de foto se apunta, ”Jorge Pérez, quien se dio a la fuga… acusado de estafar al Medicare y enviar el dinero a un banco cubano…”. Jorge Pérez no vive en los Estados Unidos, es absurdo decir que se ha fugado de allí. Tres mentiras en una sola oración, buen resumen para que quienes disfrutan del sensacionalismo, se regocijen con la imagen del descrédito de una persona.

3. Caribbean Transfers no es una empresa de reclutamiento de personas, es una empresa de remesas familiares. Lo que hacen las empresas de remesas es recibir órdenes de pago y ejecutarlas. No se quedan con el dinero de sus clientes, sencillamente lo pagan a sus beneficiarios. Pero es bueno aclarar que si Caribbean Transfers tuviera que reclutar personas, lo haría para facilitar el envío de remesas a Cuba, no para lavar el dinero de desconocidos, porque ese no es su objetivo ni se beneficia de esa actividad.

4. El dinero de las empresas estafadoras al Medicare nunca llegó a Cuba porque se quedó en los bancos intermediarios internacionales. Nunca ha habido vinculación entre las estafas al Medicare y el Banco Nacional de Cuba. Esa vinculación que tanto se empeñan en marcar, simplemente no existe.

5. A Cuba llegaron y se pagaron íntegramente, a los correspondientes beneficiarios, las remesas de las agencias de Miami que entregaron efectivo a terceros para que lo reenviaran desde sus cuentas bancarias en Estados Unidos. Y esto no es noticia nueva, es noticia reciclada y antigua, pero lamentablemente es la clase de noticia que no entretiene ni divierte como los rumores familiares o personales. Los bancos de Estados Unidos que mantenían estas cuentas de estafadores y en los cuales Caribbean Transfers depositó toda su confianza son los responsables de sacar el dinero fraudulento de ese país. Los bancos son los principales colaboradores para lavar el dinero del Medicare de sus clientes y mintieron a nuestra empresa sobre la fiabilidad de sus clientes cuando fueron cuestionados al respecto.

6. Jorge Pérez no tiene propiedades en Cuba. ¿Tiene el Miami Herald acceso al Registro de Propiedad de la Vivienda en Cuba? Si es así, que muestre que Jorge Perez es propietario de una vivienda junto al mar en La Habana. Por otro lado, tiene esta propiedad alguna relación con el Medicare, porque si no es así, no vemos ninguna razón para mencionar dicha propiedad todo el tiempo.

7. Caribbean Transfers no financia negocios en Estados Unidos. La casa de cambio de cheques de la Sra. Ilens Sanchez se financiaba con ella misma, inventora del negocio de enviar las remesas a Cuba usando empresas de sus clientes del Medicare. No se entiende cómo Ilens Sanchez aún no ha sido imputada en este caso, siendo la persona que creo y se beneficio de este negocio de lavado de dinero. Su marido, Oscar Sanchez, no ha tenido nunca relación con Caribbean Transfers, sencillamente no lo conocemos.

8. Jorge Pérez no tiene ninguna compañía en Canadá, ni de fachada, ni de ningún tipo. Basta con buscar en el registro de compañías en ese país y ver que no aparecerá ninguna a nombre de Jorge Emilio Pérez de Morales Santé.

9. No hay ninguna fortuna oculta en sitio alguno. Todo dinero recibido por Caribbean Transfers se pagó a los familiares beneficiarios en Cuba. Esta es una empresa que cumple con las órdenes de sus clientes, las ejecuta y no deja ninguna orden pendiente. Todo el dinero que nuestra compañía recibió lo pagó en remesas porque su origen eran remesas. Si las remesas se cambiaron por transferencias y estas se pagaron como remesas, no puede haber dinero oculto. Por parte de Caribbean Transfers no existe ni existió interés en lavar dinero a nadie, ni se ha obtenido beneficio alguno por este concepto.

Afortunadamente, después de los cambios anunciados el día 17 de Diciembre se espera que no haya más necesidad de cambiar el efectivo de las agencias de envío de Miami a un tercero, evitando así el peligro de incurrir en delitos. La desregulación de los montos de remesas a Cuba y la posibilidad de aperturas de cuentas de bancos norteamericanos en Cuba permitirá que las agencias de remesas de Miami no se vean en la necesidad de entregar su dinero a terceros sino que podrán enviarlo directamente a Cuba, como siempre debió haber sido.

Con estas medidas el gobierno de Estados Unidos y su presidente reconoce que las restricciones bancarias y de envío de remesas familiares a Cuba sólo han servido para promover este tipo de delitos en Estados Unidos y limitar a las familias cubanas la recepción de ayuda familiar.Desgraciadamente, a Caribbean Transfers le tocó trabajar en el peor período para este negocio, donde las restricciones llegaron a su máximo nivel y sujetos deshonestos se aprovecharon de estas circunstancias para colocar dinero ilegítimo en los sistemas complicados de envío de dinero a Cuba, hecho que lamentamos profundamente pero del cual ni somos responsables ni nos hemos beneficiado.

Los principales responsables son los bancos en Estados Unidos que conociendo la procedencia de estos fondos permitieron que sus clientes enviaran millones de dólares a compañías de envío de dinero a Cuba en terceros países, violando todas las regulaciones de antilavado de dinero, financiamiento al terrorismo, política de conozca su cliente, regulaciones de OFAC para transacciones con Cuba, etc. afectando de modo irreparable a nuestra compañía.

Nuestro código ético es ayudar a las familias cubanas, no destruirlas. Y en 10 años hemos ayudado a muchas aunque no siempre ha sido fácil hacerlo. Si alguien se empeña en enemistar hermanos, puede que lo logre del lado donde esta ética no se respeta, pero será difícil conseguir que de nuestro lado ocurra lo mismo. Seguiremos ayudando a las familias del modo que podamos.

Tags:

El descredito personal intencional de la prensa amarilla de Miami

by CT 12. May 2014 15:12

 

 

La prensa de Miami ha estado llevando adelante una labor de descredito personal hacia un directivo de nuestra empresa acusado de conspirar para lavar dinero por el departamento de justicia del distrito sur de La Florida. Esta campaña mediática con mentiras tan irracionales crea un prejuicio irreparable en la comunidad, desde donde se supone se elija un jurado que juzgará este caso. La prensa ha montado un circo romano mediático con el objetivo de desacreditarlo y preparar el camino hacia una condena segura. El Nuevo Herald miente y manipula y los blogueros de copia y pega hacen de teloneros en este circo romano.

 

 

Las mentiras del Miami Herald

 

La primera mentira es llamarlo fugitivo. Según el diccionario de la lengua española fugitivo significa “que se fuga o se escapa de un lugar sin ser visto”. Jorge Emilio Pérez de Morales Sante no se puede escapar de Estados Unidos porque no es de allí, nunca ha vivido allí, y tampoco ha visitado ese país durante el periodo en que se dice ocurrieron los hechos. Por tanto no puede ser un fugitivo de Estados Unidos. Nuestra empresa tampoco es una empresa de Estados Unidos, no tiene oficina ni tiene ningún activo en ese país, por lo que resulta absurdo pensar que pueda comprar 20 cajas de giros bancarios y enviarlos a Cuba, como finaliza comentando el último articulo del Herald relacionado con este tema, fechado el 5 de Mayo de 2014. Los que compran los giros bancarios son los ciudadanos en Estados Unidos que quieren enviar remesas a Cuba. Y no lo envían a Caribbean Transfers sino a otra empresa de remesas en Canadá. Y para rematar, este diario menciona que la “compañía uso nombres falsos en los giros bancarios incluyendo el nombre Bill Clinton”. Esta mentira tiene la mala intención de aparentar que nos burlamos cuando en realidad sentimos un respeto especial por ese carismático presidente americano. Jorge Emilio no es un fugitivo y no se burla de Estados Unidos.

 

Los medios de Miami manipulan a la audiencia y a los lectores creándoles la impresión de que nuestro ejecutivo fue enviado por las autoridades del gobierno cubano a estafar a los seguros médicos y luego envió a Cuba los dividendos de dicha estafa. Lo meten en el mismo saco de los estafadores que sí viven allí, y luego se esconden en algún lugar evadiendo la justicia de ese país. Gracias a las mentiras y especulaciones de este periódico hoy muchos piensan que Jorge Emilio robó al Medicare y ahora anda escondido disfrutando la fortuna. Todas son mentiras mal intencionadas, preparando el camino hacia una condena segura.

 

La injusta acusación que pesa sobre nuestro directivo es “Conspirar para lavar dinero”. Esto significa ponerse de acuerdo con alguien para esconder las ganancias derivadas de procedimientos ilegales. Este no es el escenario para demostrar la inocencia, pero sí para afirmar que esto no significa robar, estafar, financiar fraudes, o defalcar al Medicare, como trata de presentar el Nuevo Herald. Nuestra compañía no roba, no estafa ni mueve el dinero de estafadores a Cuba. Lo que hacemos es transferir el dinero de familias a Cuba. En el artículo del Herald fechado 3 de Noviembre de 2013, en su edición en papel, aparece una foto de nuestro ejecutivo en cuyo pie se lee que “robo 30 millones de dólares”. Pueden preguntar a los más de 150,000 clientes que han recibido nuestro servicio de remesas a Cuba si alguna vez ha dejado de llegarle a su familia la ayuda que les envían. Acusarnos de robo es una calumnia infame.

 

Como ya hemos explicado, nadie se esconde ni se fuga de ningún sitio. Se está trabajando en la preparación de la documentación necesaria para la defensa de esta acusación. Este caso, en el cual se involucra a nuestro ejecutivo, data del año 2005 y las empresas del sector de transferencias no están obligadas a guardar información por más de cinco años. No creemos que desde una cárcel de Miami alguien pueda  preparar la defensa de un caso con nueve años de antigüedad, y una pelea legal que gracias a los medios ya se puede anticipar su resultado. Cuando estemos listos se presentarán las pruebas ante las autoridades correspondientes para demostrar que la acusación de conspiración para lavar dinero en nuestro caso carece de fundamento.

 

 

Misión de los blogueros de copia y pega: desacreditar a emprendedores cubanos

 

El bloguero de “Cuba al Descubierto” en una presentación multicolor muy poco profesional y que recuerda los comics de revista asegura que si usted vive a una distancia menor de 484 metros de su vecino conspira con él. Este cederista satelital fue invitado a la televisión local para exponer su teoría de la conspiración basada en la distancia entre viviendas con el único objetivo de desacreditar a emprendedores cubanos.

 

El otro “investigador” que publica un artículo en “Diario de Cuba” no ha hecho otra cosa que copiar, pegar y chismear. A este le va a ser muy difícil esconder el sentimiento mezquino de envidia que se esconde detrás de su “investigación”: Basta con leer su currículo: Un director de cine graduado de la escuela de San Antonio de los Baños que ha sido incapaz de hacer algo en su profesión, ataca y especula sobre emprendedores cubanos que sí han podido desarrollar sus proyectos de modo independiente. Su incapacidad profesional lo coloca donde tiene que estar, en el chisme sensacionalista.

 

En su último artículo del 21 de Mayo de 2014 menciona muchas compañías que operan legalmente en sus países y mucha documentación, pero ninguna indicando que esas empresas son propiedad de Caribbean Transfers. Ya vemos que a este diario lo patrocinan tambien empresas que brindan servicios a Cuba, al igual que las que se menciona y desacredita sin pruebas. La única pregunta que tenemos es: Cual es el delito de estas empresas, ayudar a las familias en Cuba enviándoles medicinas, comida y dinero? Las historias empiezan por el principio, y el principio está en los bancos de Miami que manejaban las 70 cuentas de las compañías defraudadoras del Medicare. Sr. Zayas, la pregunta que tiene que hacer a esos bancos es por qué enviaron esos fondos que ni queríamos ni necesitábamos y que terminó contaminando las cuentas de Caribbean Transfers. Nosotros no queremos recibir dinero fraudulento sino remesas familiares. Cuando tenga claro el principio, vuelva y cuente su historia. Y por último, no le da vergüenza poner la foto de un niño en este tipo de artículos?

 

Dejen de atacar a emprendedores cubanos y sus familias. Dejen de desacreditar a personas honestas que hacen algo por su país de modo independiente en condiciones difíciles. Dejen de decir mentiras creando un prejuicio irreparable en una población que tiene juzgar a una persona de un delito que no cometió. Si van a hablar, digan la verdad y cíñanse a los hechos.

 

Mientras el Nuevo Herald especula, manipula y miente, mientras unos blogueros manifiestan su frustración profesional en la web y otros creen haber descubierto la distancia crítica de la conspiración entre vecinos, mientras eso sucede,  las familias cubanas comen y la cultura en Cuba avanza. Esos son hechos y no pueden ser manipulados, porque son hechos. Como reza la frase del padre fundador de la nación americana, John Adams: “Facts are stubborn things”.

 

Tags:

No le tire piedras al vecino, cuando tiene el tejado de cristal

by CT 7. May 2014 11:16

Generalmente los abogados recomiendan no responder a insinuaciones de la prensa relacionadas con un caso, sobre todo si se trata de la prensa amarilla con matices claramente politizados, como es el caso del Miami Herald y los blogueros de copia y pega “investigadores de temas cubanos”. Aun así, hemos decidido poner de manifiesto algunas verdades, confiados de que ayudará a muchas personas a encontrar la respuesta a las preguntas obvias que estos periódicos esconden.


Caribbean Transfers no ha cometido delito en Estados Unidos

Caribbean Transfers ha sido involucrada en una supuesta conspiración para lavar dinero procedente de fraudes al Medicare. Hemos estado trabajando intensamente en la documentación que acredita que esta acusación es totalmente falsa y se basa únicamente en testimonios de criminales convictos que rebajan su condena considerablemente por  involucrar a empresas y personas que hacen negocios con Cuba.

Caribbean Transfers no envía dinero desde Estados Unidos porque no tiene oficina ni activos en ese país, no es una compañía norteamericana, ni ninguno de sus ejecutivos ha viajado a ese país en el período en que ocurrieron los hechos.  Caribbean Transfers recibió fondos de remesas familiares en sus cuentas fuera de Estados Unidos enviados por una agencia de Miami que contaba con todas sus licencias para realizar esta actividad y pagó en Cuba remesas familiares. Es todo lo que hizo.

Los protagonistas de este delito se encuentran todos en Miami. Son decenas de sucursales bancarias que han recibido los pagos de facturaciones fraudulentas emitidas por 70 compañías proveedoras de servicios médicos en la ciudad de Miami, lo es una compañía de remesas familiares de Miami con licencias emitidas por el departamento de Banca de la Florida y el OFAC para realizar envíos familiares a Cuba, y lo es una tienda de cambio de dinero en la ciudad de Naples.  


Los bancos de Miami lavan el dinero de sus clientes defraudadores del Medicare

La prensa amarilla debería cuestionarse por qué decenas de sucursales de bancos en Miami ejecutaron órdenes de transferencias de sus clientes, muchos de ellos ficticios, a pesar de ser considerados clientes de alto riesgo porque recibían pagos de Medicare en Miami, considerada “la capital del fraude al Medicare”.  Si estos bancos de Miami, que tienen implementadas sus políticas de anti-lavado de dinero, conozca a su cliente, regulaciones de OFAC, etc., ejecutan estas transferencias sin detectar anomalías y permiten que salga hacia Canadá el dinero procedente de compañías de altísimo riesgo y sin perfil corporativo que justifique esos movimientos fuera del país, ¿cómo se supone que Caribbean Transfers podía conocer la ilicitud de estos fondos, cuando además no fueron recibidos directamente, sino a través de una agencia?   Caribbean Transfers confiaba en que los bancos de Estados Unidos estaban perfectamente regulados, conocían perfectamente a sus clientes y eran incapaces de enviar dinero fraudulento fuera de su jurisdicción, pues estarían violando las regulaciones a que están sometidos en un país que es líder en la lucha contra el financiamiento al terrorismo y el lavado de dinero.

Los bancos de Miami que manejaban las cuentas de las compañías defraudadoras cometieron lavado de dinero en Miami en su modalidad de ceguera intencional (willful blindness).


Ceguera intencional: enfermedad contagiosa en Miami

Los bancos de Miami parecen haberle transmitido la ceguera intencional a la prensa amarilla. El Miami Herald y los blogueros de “copia y pega”, en lugar de hablar de lo vergonzoso que resulta el tema del fraude al Medicare y el lavado de dinero de este delito por los bancos de Miami en “La Capital del Fraude al Medicare”, optan por desacreditar a ciudadanos cubanos honestos que han logrado hacer proyectos por su país de modo independiente, tanto empresariales como culturales. Ayudar a las familias en Cuba a recibir la ayuda que le envían sus parientes o amigos en medio de un bloqueo económico no es un delito, es una buena acción. Apoyar proyectos culturales de cine, música o arte no es un delito, es una buena acción.

Si quieren perseguir delitos, vayan a su propio banco en la ciudad de Miami y pregúntenle por qué a sabiendas de que el dinero que recibían las compañías proveedoras de servicios médicos en sus cuentas provenía del Medicare lo enviaban a una empresa de remesas a Cuba en Canadá? Tengan el valor de hacerlo, ya sabemos el poder de los bancos, pero sean valientes y ejecuten la libertad de prensa que le ofrece su país.

Desacreditar sin pruebas a ciudadanos cubanos honestos, ya sean artistas, empresarios o cualquier ciudadano común que con su esfuerzo individual logra hacer cosas en su país, es una cobardía infame.  


El dinero lavado esta en Miami, no en Cuba.

El dinero fraudulento facturado al Medicare no está en Cuba sino en La Florida.  Fue cambiado por Estate Business Center, una casa de cambio de Naples, por el efectivo de las familias cubanas que le entregó la agencia de envíos de Miami para que fuera transferido a Cuba a través de Caribbean Transfers. El 90% de estos fondos la casa de cambio lo entregó a los dueños de las clínicas quedándose con el 10% restante según los datos públicos del caso. Caribbean Transfers no recibió un centavo de comisión producto de estas transacciones cambiarias que ocurrieron en La Florida. De cara a Caribbean Transfers la transacción es una simple operación cambiaria que ocurrió en Estados Unidos como ocurren millones todos los días en el mundo. Cambio de efectivo por transferencia, con la peculiaridad de que en este caso el dinero legal es el efectivo y el dinero ilícito es el bancario, lo que pone a los bancos con sucursales en Miami tenedoras de estos fondos en participación directa en el lavado de dinero que ocurría en La Florida. Son estos bancos los que deben saber la ilicitud de los fondos, pues recibían los pagos directamente del Medicare. Caribbean Transfers nunca recibió ninguna alerta por parte de estos bancos relacionada con sospechas de que los fondos recibidos podían ser de procedencia ilícita. Los bancos emisores del dinero tienen la obligación de alertar al banco receptor sobre transacciones inusuales, en este caso una transferencia internacional de una compañía de servicios médicos que realiza servicios locales en Miami. Dichas transacciones inusuales nunca fueron reportadas por los bancos de la ciudad de Miami emisores de estos fondos fraudulentos.

El dinero fraudulento se quedó en Miami, que es donde tiene que estar, y las remesas que envían las familias cubanas se pagaron en Cuba a sus beneficiarios, que es lo que tiene que pasar.  


El embargo económico a Cuba es la principal causa de lo sucedido

¿Por qué la agencia de remesas de Miami envió el dinero de esta manera?  A causa de que el embargo económico impide las transferencias directas.  A esta agencia de Miami, no obstante poseer en regla todas sus licencias para envíos a Cuba, el mismo banco de Miami que luego envió el dinero fraudulento a Canadá por orden de personas ficticias, le cerró su cuenta alegando que enviaba dinero a un país terrorista, en pleno desconocimiento de las regulaciones de OFAC para este tipo de servicios y obligando a la agencia de remesas a optar por la alternativa que ofrecía la casa de cambio de Naples.  Existen en Estados Unidos compañías con todas sus licencias en orden desde hace años a las cuales ningún banco norteamericano quiere procesarle los servicios de remesas a Cuba.

Los bancos norteamericanos actúan como piratas del siglo XXI, usando una patente de corso que le otorga la Ley del Embargo para robar el dinero de transferencias legales hacia Cuba desde cualquier lugar del mundo. Ningún banco tiene derecho a confiscar el dinero legal que pasa por sus cuentas basado en leyes repudiadas por el mundo entero. Caribbean Transfers tiene la obligación de proteger los fondos lícitos que sus clientes depositan con toda confianza para ser entregados en Cuba a sus respectivos beneficiarios, sean estos personales o empresariales.

Por varios años consecutivos el proyecto de Resolución contra el embargo a Cuba que se presenta en la ONU se aprueba unánimemente, con la excepción de los Estados Unidos e Israel y un par de Islas del Pacífico que se abstienen. Es vergonzoso el interés que le prestan a la opinión de casi la totalidad de países integrantes de la ONU con relación a este tema. Es otro asunto más relacionado con La Florida, que es la que apoya y promueve esta Ley a través de sus políticos, quienes insisten en mantener un embargo que data de la guerra fría y que afecta irremediablemente a las familias cubanas. En este caso, irónicamente, el resultado fue en contra de los propios intereses del país emisor del dinero (Estados Unidos), pues a causa de que su propio embargo impide la comunicación bancaria con el país de destino (Cuba), se facilitó este tipo de actividades ilícitas que ocurrieron en La Florida. Lejos de reconocer que sus propias leyes ponen trabas al desarrollo normal de las transferencias familiares a Cuba y promueven el delito, tratan de esconder sus propios problemas, involucrando en dichas ilegalidades a compañías y ciudadanos honestos, cuyo único delito es ayudar a las familias cubanas.

No le tiren más piedras al vecino, sobre todo, cuando su tejado es de cristal.

Tags: ,

Blog

Calendar

<<  May 2017  >>
MoTuWeThFrSaSu
24252627282930
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234

View posts in large calendar

Category list

Page List

    RecentComments

    None